¿QUÉ ES LA COMPASIÓN?

La compasión no es un asunto religioso,

es un asunto humano;

no es un lujo, es algo esencial para nuestra propia paz y estabilidad mental,

es esencial para la supervivencia humana.

La compasión es el reconocimiento del sufrimiento cuando está presente

unido al deseo genuino de intentar aliviarlo y prevenirlo.

En la compasión hay dos aspectos centrales interrelacionados:

Sensibilidad y apertura al sufrimiento, y Motivación a hacer algo al respecto.

El primer gesto compasivo consiste en

ver realmente al otro y reconocerlo en su humanidad. Y a menudo esa cualidad de atención en sí misma, ese reconocimiento de humano a humano, es capaz de aliviar una buena parte de sufrimiento.

 

La verdadera compasión no es lástima.

 

Si miro con lástima no veo

ni ayudo al otro a que vea el vea sus propios recursos

situándolo en una posición de dependencia.

 

 La compasión busca el real alivio del sufrimiento.

La compasión es una actitud existencial y una motivación que puede organizar nuestra percepción de realidad y nuestra manera de influir sobre ella de la manera más constructiva posible.

Las sociedades más desiguales y con una mayor brecha entre ricos y pobres son más peligrosas, que las sociedades más igualitarias y en las cuales los derechos básicos de todos son respetados.

Sabemos que nuestra vida y nuestro destino está entrelazado profundamente con las vidas y los destinos de todos los demás, no podemos asegurar nuestro propio bienestar futuro sin velar también por el bienestar de los demás.

 La compasión busca el real alivio del sufrimiento.

CALI CONTIGO CIUDAD COMPASIVA