LA DECLARACIÓN DE MEDELLÍN "POR UNA RED DE CIUDADES COMPASIVAS EN COLOMBIA​"

Ayudar a quien sufre debe ser un valor social esencial en Colombia; la compasión será fuente de dignidad cuando cuidemos y seamos cuidados con amabilidad y respeto desde la vivencia común de nuestra humanidad compartida.

 

Celebrando su primer encuentro la iniciativa “Colombia Contigo, Ciudades Compasivas” el 17 de Marzo de 2017 en la ciudad de Medellín, se hace público este manifiesto en el que se convoca a la sociedad colombiana en su conjunto y a cada ciudadano en particular, a unirse a la vocación y la responsabilidad de cuidar de las personas que a su alrededor, atraviesan un periodo de enfermedad avanzada afrontando la última fase de su vida.

 

Afrontar la muerte es un hecho natural y debe ser asumido socialmente como un periodo trascendente. Es responsabilidad de cualquier ser humano acompañar con dignidad, compasión y respeto a las personas de su entorno que viven su última etapa, así como, ayudar y acompañar a sus familiares y cuidadores más cercanos. Debemos volver a los principios, haciendo realidad una sociedad preocupada y ocupada de sus seres queridos cuando viven circunstancias difíciles que requieren ayuda.

 

La compasión es una característica innata del ser humano que requiere ser valorada y cultivada porque es básica para nuestra existencia; es reconocer el sufrimiento y movilizarnos para aliviarlo en la medida de lo posible; es desear el bienestar de quienes nos rodean y colaborar en él, entendiendo nuestras propias limitaciones. Vivir la compasión, es actuar con humanidad, sensibilidad, empatía, solidaridad y motivación, entendiendo la relevancia de cada gesto en la ayuda como parte de nuestra humanidad compartida.

 

Toda persona que se encuentra en el periodo final de la vida tiene el derecho a morir en paz y con dignidad. Merece no morir sola, sino acompañada por sus seres queridos. Merece ser cuidada por personas sensibles y competentes que intenten comprender sus necesidades y recibir un trato humano, compasivo, amable y sensible. Tiene el derecho a que los profesionales del ámbito social y de la salud que le atiendan, lo hagan con una visión integral, ofreciendo los mejores cuidados con amabilidad y respeto, entendiendo la trascendencia de cada acto de ayuda, en el alivio de su sufrimiento y el de su familia. Toda persona merece vivir la enfermedad avanzada y el final de su vida afrontando su despedida según su propia espiritualidad y con la cadencia y consideración que permita dar relevancia a lo importante que habrá sido su existencia.

 

Reclamamos solemnemente poder vivir en una sociedad compasiva, que despierte los valores de cuidar y acompañar a las personas cuando su enfermedad avanza y cuando su vida está llegando al fín. Fomentamos y vivimos con ilusión un nuevo modelo de atención paliativa mediante la implicación de la comunidad en el desarrollo de una red de Comunidades Compasivas en nuestro país.

 

Las instituciones públicas y organizaciones privadas, las universidades y organizaciones académicas, las sociedades científicas y colectivos profesionales, deben unirse paulatinamente al presente llamado. Como defiende la Public Health and Palliative Care International Association y el “Charter for Compassion in Palliative Care”: “El mejor cuidado al final de la vida es una responsabilidad de todos y cada uno de nosotros como ciudadanos; como tales tenemos el hermoso llamado de unirnos a este movimiento colectivo”.

 

Quienes firman esta declaración, están comprometidos con la misión de ayudar a construir una sociedad mejor, promoviendo una atención compasiva, humana y de calidad en el cuidado de aquellos que se encuentran en procesos de enfermedad avanzada y en las últimas etapas de la vida:

 

  • Recordaremos a la población su derecho y la importancia de recibir una adecuada atención paliativa al final de la vida.
  • Promoveremos la compasión en la ciudadanía y en los profesionales de la salud, como valor esencial de la sociedad y parte fundamental del enfoque humano que requieren los sistemas de salud.
  • Fomentaremos la participación de los ciudadanos en los cuidados y acompañamiento de sus seres queridos y personas cercanas cuando estén al final de la vida, facilitando y promoviendo el acceso a los recursos formativos necesarios.
  • Impulsaremos el desarrollo de redes comunitarias y de voluntariado sensibilizados y capacitados para aportar en el acompañamiento de las personas al final de la vida, cuando el núcleo familiar y cercano así lo requieran.
  • Defenderemos a la comunidad como parte esencial de los Cuidados Paliativos.
  • Contribuiremos a construir un ecosistema de cuidados, fomentando la coordinación de la comunidad con los profesionales de la salud y sociales para aportar juntos alivio, cuidados y acompañamiento, en las necesidades de las personas durante el proceso de la enfermedad avanzada. 

 

El desarrollo de comunidades y ciudades compasivas será un importante vehículo para afrontar la enfermedad avanzada y el final de la vida con dignidad y trascendencia en nuestro país; esta iniciativa empieza en cada uno de nosotros y nos conecta con nuestros seres queridos, nuestra comunidad y nuestra sociedad, desde la vivencia firme de nuestra propia responsabilidad hacia el resto de seres humanos

 

(Puedes firmar “la Declaración Medellín por una Red de Ciudades Compasivas en Colombia” al final de la vida, en éste enlace ) 

 

CALI CONTIGO CIUDAD COMPASIVA