ACOMPAÑAR: UN GRAN ACTO COMPASIVO

ACOMPAÑAR: Estar o ir con una persona. Hacerle compañía a otro. Compartir un afecto o un estado de ánimo. Entregar un poco de nuestro tiempo a alguien.

 

Acompañar es diferente de cuidar, de compartir, de conversar, de debatir.

 

Cuidar significa hacerse cargo.

 

Acompañar es más que tener ganas, es más que tener tiempo. 

 

Acompañar es soltar completamente nuestro ego y nuestras razones.

 

Acompañar es mantener en cada momento un mismo paso, es vivir en un mismo tiempo.

 

Acompañar es comprender los sentimientos y necesidades del otro sin juzgar, sin tratar de convencer, sin imponer, sin criticar.

 

Acompañar es ser compañía callando, respetando silencios, interpretando emociones, gestos, acciones y situaciones.

 

Acompañar es mirar a los ojos, respetar pausa, comprender que tal vez hay muy poco por decir pero si mucho por entregar.

 

Para ser un verdadero acompañante solo necesitamos aprender a sentir por un momento lo que  siente el otro.

 

Para acompañar solo necesitamos una verdadera y sincera intensión de estar allí.

 

No impidas que tus niños por más pequeños que sean te acompañen cuando lo requieras.

 

No impidas que tu familia, que tus amigos, que tus vecinos estén allí en ese momento cuando pretendemos ser héroes, pero cuando desde nuestro interior gritamos NO TE VAYAS, HOY MAS QUE NUNCA NECESITO DE TI.

 

Aprendamos a dar cada día un poco más de nosotros.

 

Beatriz Elena.

CALI CONTIGO CIUDAD COMPASIVA